25 oct. 2012

Siguiendo tus huellas me pierdo en el manto negro de una noche que trata de engañarme haciéndose pasar por mi mejor amiga



Miro por la ventana y el tiempo se ha parado. Hojas quitas y pájaros petrificados en pleno vuelo son los responsables de la sensación de caída libre en mi estómago en el minuto 537 de mi día. Cómo esa imagen en "pause" que lucha por seguir adelante me enfrento hoy a esta luz escurridiza que veo por la ventana. Un momento kit-kat es bueno de vez en cuando pero si abusas de ellos acabarás rodando por las escaleras de tu propia vida. "Todo a su debido tiempo" me decía mi madre de niña al negarme una chuchería, "qué sabrás tú de tiempo" le respondía mentalmente enfadada... mucho más que la mente adormilada de una niña que sueña con vestidos de noche por las calles nevadas de París.