9 jul. 2015

No puedo escaparme de tu sombra ni en la noche más oscura



Me cuesta respirar. Cada vez me resulta más difícil fingir que no pienso en ti, que no sueño contigo, que no espero verte en cada anden de metro, que no salto de alegría cuando me escribes un simple y estúpido "que tal?" al móvil. Que me resulta imposible frenar mi corazón cuando te veo, que me tiembla la voz cuando me miras, y se me pone la piel de gallina cuando tu colonia me sorprende en el ascensor.
Que intento olvidarte y no quiero. Que intento no quererte y no puedo.