15 feb. 2013

Sonrisas, besos y abrazos no son más cálidos porque duermas en la habitación de al lado



Cierro los ojos y nada ha cambiado. Estás de pie en la puerta de mi cuarto con el abrigo en la mano recordándome que llegamos tarde a una cita dudosa con el destino mientras tratas de ocultar una sonrisa burlona con pésimo resultado.
Que te conozco en tiempo récord y se que disfrutas viéndome perdida mientras busco tu mano, que se lo que sientes cuando me miras de frente, que al igual que yo sientes mi presencia en una noche oscura cuando trato de esquivar la tensión del ambiente. Que veo en tus ojos el reflejo de mi sonrisa en respuesta a la tuya. Que si cambias el yo por el tu y el tu por el yo no cambias el significado porque se en lo que estas pensando mientras piensas en que lo que escribo.