18 sept. 2011




Alguna vez has perdido a alguien. Lo has perdido hace tanto tiempo que ya no lo recuerdas. Alguna vez has echado de menos a alguien y no sabes por qué. Alguna vez has querido un recuerdo. Una fotografía. Sabes esa sensación de que se te olvidó algo por hacer, por decir. Saber que alguien estuvo contigo, que te quiso y te cuidó más que a nada y no poder recordar quien es. Conocer a una persona únicamente a través de los recuerdos borrosos de las personas que te rodean. Sabes lo irritante que puede llegar a ser ver una fotografía tuya con esa persona y no recordar nada. Ver un vídeo de tu vida como si fuera una película porque no reconoces a los que están detrás de la pantalla. Sabes lo que es ver una fotografía de esa persona y que tu corazón no reaccione de forma alguna porque para él es un simple desconocido. Que todos los que están a tu alrededor puedan hablar de sus recuerdos con él y que tu mente este vacía. Sabes lo que es que tu única unión sea un viejo y estúpido cuaderno lleno de garabatos.
Seguramente no. No sepas lo que es querer de todo corazón a alguien que no conoces, no recuerdas y que no puedes ver pero que de alguna manera, no sabes como ni por qué, te marcó